Más de 1.200 profesores se capacitaron para el nuevo contexto de enseñanza

Educación y Cultura 03 de agosto de 2021 Por Pilar Noticias
Una educación que une lo mejor de dos mundos (on line y presencial) está llegando para quedarse, y la Austral alcanzó a su propio récord de profesores con capacitaciones para el nuevo contexto.

PN-Univ austral
Catalogada como la universidad latinoamericana que más creció en el último año, según el QS World University Rankings, y como la universidad argentina de gestión privada N° 1, según el Times Higher Education (THE) Latin America University Rankings; la Universidad Austral no sólo adaptó su campus de Pilar con nueva infraestructura al aire libre, sino que además incorporó diferentes tecnologías, plataformas y apps, y nuevas formas de enseñar, aprender, evaluar. 
 
Decididos a continuar brindando una educación de excelencia y centrada en la persona, con la llegada de la pandemia la Universidad Austral inició un camino para fortalecer la enseñanza virtual y continuar brindando una educación de excelencia, que sigue proyectándose hacia el futuro, capitalizando y tomando lo mejor de cada una de las experiencias.

En pos de estar preparados para un mundo que combinará y alternará lo virtual y lo presencial –por elección intrínseca y/o por condicionamientos externos-, la Universidad trabajó en tres pilares centrales: una intensa capacitación de los profesores en el uso de herramientas innovadoras, la incorporación de nuevas tecnologías duras y blandas, y la realización de obras de infraestructura en su campus y diferentes sedes. 

Este proceso permitió que profesores y alumnos pudieran potenciar la experiencia 100% virtual cuando el contexto lo exigió, participen de clases más dinámicas con docentes dictando clases desde aulas equipadas para la transmisión vía streaming, y finalmente que, cuando la normativa lo permita, puedan aprovechar clases presenciales bajo la modalidad híbrida (cupo de alumnos presenciales y alumnos on line) en salas HyFlex (sistema híbrido y flexible). En todos los casos, con el apoyo de las plataformas y aplicaciones tecnológicas más innovadoras acompañando el proceso, propuestas constantemente por la Gerencia de Innovación Educativa. 
 
Desafíos y aprendizajes en el camino

Más de un año atrás, la incertidumbre que generó el contexto de la pandemia al inicio del ciclo lectivo del 2020, impulsó a la Universidad Austral a afrontar el desafío de adaptarse a una modalidad 100% virtual. Docentes y alumnos comenzaron a recorrer el camino para lograr una experiencia educativa significativa en esta modalidad, en la que ya existía una vasta trayectoria, con todas las herramientas que un renovado Campus virtual tenía para ofrecer.  

Gestionar los cambios fue posible gracias a la implementación de programas de capacitación con un esquema de servicios de soporte y asistencia personalizados para los profesores. El foco inicial estuvo puesto en que tuvieran los conocimientos y habilidades de manejo de las principales plataformas que soportarían las clases, el campus virtual y ZOOM, así como de las nociones pedagógicas centrales del proceso de enseñanza y aprendizaje en la modalidad y en Educación Superior. 

“En la medida que las clases fueron sucediendo, comenzaron a presentarse nuevas instancias de formación complementaria. Hacia fines del año pasado e inicios de 2021, además de las propuestas de capacitación, se incorporaron herramientas digitales para potenciar el diseño de las clases online: Mentimeter, Padlet, Mural, Genially, entre otras. Así, luego de asegurar la continuidad académica, la universidad pudo mejorar la propuesta educativa de manera dinámica y constante”, detalla la gerente de Innovación Educativa (INNEDU) de la Universidad Austral, Laura Ferrofino. 

El rol del alumno como centro, uno de los valores fundamentales de la Austral, fue eje central del desafío que significó el proceso de adaptación a la virtualidad. Con ese norte, se adoptaron herramientas y tecnologías digitales de clase mundial, que soportaron diversas estrategias de personalización y así lograr mantener el vínculo del alumno con sus pares, con sus profesores y con la universidad.  

“Mes a mes, todos estos aspectos se fueron complementando con aulas físicas especialmente preparadas para el dictado de clases híbridas o HyFlex, en las que alumnos presenciales pudieran convivir con alumnos conectados a través de internet, garantizando la interacción sin importar de qué lado se encontraran”, continúa Ferrofino. Lograr una sobresaliente experiencia en simultáneo fue obra de un trabajo conjunto de las áreas de Sistemas, Innovación Educativa y Operaciones, que acondicionaron las aulas con la tecnología que aportaría las mejores condiciones para este fin. 

El aula por sí misma es condición necesaria, pero no suficiente para una clase híbrida significativa. El modelo HyFlex conllevó, una vez más, el diseño de capacitaciones y soporte a los profesores de la universidad para maximizar la experiencia adoptándola a contextos tan dinámicos y flexibles. La Austral dispuso nuevos recursos de apoyo para profesores y alumnos, entre ellos: guías interactivas, sesiones 1:1 con asesores pedagógicos de INNEDU, demos y simulacros en las aulas, y observación de clases y de aulas virtuales. La finalidad: que el docente encuentre un continuo acompañamiento a lo largo de todo el proceso.
Lo mejor de los dos mundos

Si bien los espacios presenciales son más efectivos para realizar prácticas profesionales o actividades de laboratorio, las clases virtuales -más allá del intercambio intelectual que demanda cada disciplina- contribuyeron a que nuestros estudiantes logren desarrollar habilidades digitales y de gestión en la virtualidad, competencias clave en un mercado laboral globalizado y atravesado/transformado fuertemente por lo digital.  

La combinación de ambas modalidades agrega ese plus relacionado con la planificación, habilidad para el trabajo en esquemas flexibles, autodisciplina, aprender a aprender; conceptos muy propios del contexto en el cual estamos viviendo: no solo por la pandemia producto del COVID-19, sino también por los cambios que implican el avance de la tecnología y la globalización social. Así, cada espacio, ya sea presencial u online, tomó un nuevo significado y relevancia. 

Entendiendo las potencialidades que cada modalidad presenta, para la Austral fue posible diseñar propuestas de enseñanza transformadas con la incorporación de lo mejor de los dos mundos, como puede ser la posibilidad del contacto cara a cara, el vínculo y las relaciones interpersonales en actividades presenciales; y, por otro lado, el apoyarse en la virtualidad para aportar flexibilidad y autonomía a la cursada, sin afectar la calidad de la propuesta. 

“La virtualidad también posibilitó otro tipo de vínculos muy valiosos hoy y en relación con la internacionalización: superó la barrera de espacio y tiempo, que muchas veces se ve limitada por la presencialidad, y reunió alumnos y profesores, de nuestra universidad y otras partes en el mundo, para compartir experiencias de enseñanza y aprendizaje, enriqueciendo el mismo proceso a partir del aporte y mirada del otro”, añade la gerente de INNEDU. 

Susana Urrutia, Vicerrectora de Alumnos de la Universidad Austral, señala sobre las intenciones de la Universidad para las próximas semanas: “A partir de agosto, tenemos planificada la continuidad de las actividades ya habilitadas (talleres prácticos, exámenes presenciales y actividades de re vinculación), a la espera también de la pronta posibilidad de una gradual apertura a mayor cantidad de instancias y cursos de las diferentes carreras. Combinaremos instancias virtuales y presenciales, tomando lo mejor de los dos mundos, para potenciar esa combinación en favor de la educación personalizada, característica de la Universidad Austral.” (Pilar Noticias)

Te puede interesar